Categorías
Analítica Web métricas digitales tasa de conversión tasa de rebote tasa de salida

Diferencias entre tasa de rebote, salida y conversión

Muchas son las métricas que debemos tener en cuenta en nuestra estrategia de marketing digital para controlar los errores o aciertos de nuestros sitios web, para examinar nuestro posicionamiento y ser conscientes de aquellos factores que debemos cambiar o  mejorar. A través de ellas podemos observar el estado y evolución de una página web o de los procesos que se realizan en ella para un parámetro determinado. Aquí nos vamos a centrar en tres de estas tasas, la tasa de rebote, tasa de salida y tasa de conversión y vamos a explicar las diferencias de cada una de ellas.

métricas digitales
aulacm.com

La tasa de rebote (bounce rate) analiza el tráfico de visitantes de las páginas web. Es el porcentaje de visitas a un sitio web que lo abandonan rápidamente. Los usuarios acceden  a una única página web y se marchan de ahí sin hacer un solo clic. Se considera abandono, para Google Analytics, cuando un usuario accede a una página y en uno o dos minutos cierra el navegador y no visita nada más de ese dominio.  Si un sitio tiene un tasa del 80% significa que esa página no tiene interés para el visitante e igual al contrario. Una tasa del 10% hace referencia a que el usuario se siente atraído por los contenidos.

Por otro lato, otra de las métricas es la tasa de salida (exit rate), que se centra en la última (pero no tiene porqué ser la única) de las páginas vistas. Se trata del porcentaje de visitas que abandonan un sitio web desde una página concreta, conocida como la página de salida. Esto nos ayuda a contemplar posibles cambios de diseño o contenido en la misma para mejorarla. Pero todos los usuarios abandonan un sitio por una de las páginas y no necesariamente significa que esa página tenga un problema. Sí es importante prestar más atención a la tasa de salida que se encuentra en páginas que forman partes de procesos, en una compra, registro de usuario, formulario…

Por último, tenemos la tasa de conversión (conversión rate) que depende de cada página. Una conversión es una visita que cumple un objetivo, que puede ser una descarga, que un usuario se registre, una suscripción a un newsletter, una reserva… Así que esta  es una métrica imprescindible en el ámbito empresarial. Hace referencia al porcentaje de objetivos conseguidos en relación al número de visitas. Por ejemplo, en una tienda online, el objetivo es un pedido y una tasa de conversión del 2% representa 2 ventas por cada 100 visitas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.